HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE LOS AVANCES TECNOLÓGICOS ASOCIADOS A LOS SERVICIOS DE INFORMACIÓN Y FORMACIÓN DE USUARIO

La cuarta revolución industrial está en pleno desarrollo, así lo señala el World Economic Forum (WEF) en su publicación en la web Temas clave de la agenda global. Esta etapa histórica implica profundos cambios en las sociedades y, particularmente, en las tecnologías de información y comunicación de las que se valen. Es un nuevo capítulo en el desarrollo humano en el que se fusionan los mundos físico, digital y biológico. En este contexto, todo usuario de la información se enfrenta a nuevos modos, formatos y vías para obtener satisfacción a sus necesidades de información. Por su parte, las instituciones que prestan servicio a este usuario, deberán conocerlo desde ese nuevo perfil emergente, así como deberán formar a aquellos que aún no asumen las implicaciones, en mayor o menor medida, de esta nueva realidad tecnológica.

Tecnologías de la información

La primera tecnología de registro documental de la actividad humana fue la grafía con instrumentos rudimentarios. Ésta se valía de imágenes y símbolos que evolucionaron a códigos de representación iconográfica y, finalmente, a un sistema de lenguaje escrito de representación fonética. De esta manera la ‘memoria humana’ se volvió tangible y pudo ser almacenada y compartida para el conocimiento de otros.

La sistemática producción de documentos de las diversas organizaciones humanas llevó a la necesidad de que los productores de dichos registros los organizaran, categorizaran y preservaran con fines particulares y restringidos. Cada documento era único en su elaboración hasta que la imprenta permitió la elaboración de ejemplares tipográficamente exactos. En este sentido, el perfeccionamiento de la imprenta y de las artes gráficas asociadas dio paso a la modernidad.

En este punto de la historia, la información se masificó y surgieron los servicios administrados por especialistas para dar solución a los problemas de organización y accesibilidad en las bibliotecas, archivos y museos. Es así que, a partir del siglo XIX, los servicios de información bibliográfica se diversifican y expanden: ofrecen servicio de sala de lectura, de préstamo domiciliario, de referencia e información bibliográfica, de reprografía, de extensión bibliotecaria, servicio de formación de usuarios, servicios cooperativos como el préstamo interbibliotecario, entre otros.

Impacto de las TIC en los servicios de información

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) se definen como el conjunto de procesos, productos, soportes y canales relacionados con el almacenamiento, procesamiento y transmisión de la información. A finales del siglo XX se les llamó ‘nuevas’ (NTIC) debido al surgimiento de las herramientas de hardware y software que se involucraron con el almacenamiento, el procesamiento y la transmisión digital de la información. Hoy en día, ya no siendo tan nuevas, solo se les llama TIC.

Algunos de los hitos más importantes en la evolución de las tecnologías asociadas al servicio al usuario son las siguientes:La cuarta revolución industrial está en pleno desarrollo, así lo señala el World Economic Forum (WEF) en su publicación en la web Temas clave de la agenda global. Esta etapa histórica implica profundos cambios en las sociedades y, particularmente, en las tecnologías de información y comunicación de las que se valen. Es un nuevo capítulo en el desarrollo humano en el que se fusionan los mundos físico, digital y biológico. En este contexto, todo usuario de la información se enfrenta a nuevos modos, formatos y vías para obtener satisfacción a sus necesidades de información. Por su parte, las instituciones que prestan servicio a este usuario, deberán conocerlo desde ese nuevo perfil emergente, así como deberán formar a aquellos que aún no asumen las implicaciones, en mayor o menor medida, de esta nueva realidad tecnológica.

Tecnologías de la información

La primera tecnología de registro documental de la actividad humana fue la grafía con instrumentos rudimentarios. Ésta se valía de imágenes y símbolos que evolucionaron a códigos de representación iconográfica y, finalmente, a un sistema de lenguaje escrito de representación fonética. De esta manera la ‘memoria humana’ se volvió tangible y pudo ser almacenada y compartida para el conocimiento de otros.

La sistemática producción de documentos de las diversas organizaciones humanas llevó a la necesidad de que los productores de dichos registros los organizaran, categorizaran y preservaran con fines particulares y restringidos. Cada documento era único en su elaboración hasta que la imprenta permitió la elaboración de ejemplares tipográficamente exactos. En este sentido, el perfeccionamiento de la imprenta y de las artes gráficas asociadas dio paso a la modernidad.

En este punto de la historia, la información se masificó y surgieron los servicios administrados por especialistas para dar solución a los problemas de organización y accesibilidad en las bibliotecas, archivos y museos. Es así que, a partir del siglo XIX, los servicios de información bibliográfica se diversifican y expanden: ofrecen servicio de sala de lectura, de préstamo domiciliario, de referencia e información bibliográfica, de reprografía, de extensión bibliotecaria, servicio de formación de usuarios, servicios cooperativos como el préstamo interbibliotecario, entre otros.

Impacto de las TIC en los servicios de información

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) se definen como el conjunto de procesos, productos, soportes y canales relacionados con el almacenamiento, procesamiento y transmisión de la información. A finales del siglo XX se les llamó ‘nuevas’ (NTIC) debido al surgimiento de las herramientas de hardware y software que se involucraron con el almacenamiento, el procesamiento y la transmisión digital de la información. Hoy en día, ya no siendo tan nuevas, solo se les llama TIC.

Algunos de los hitos más importantes en la evolución de las tecnologías asociadas al servicio al usuario son las siguientes:

 

 

 

Evolución de las bases de datos

Fuentes automatizadas como las bases de datos poseen un programa de gestión documental que se encarga de estructurar y controlar la información para facilitar la recuperación de los registros. Según el modelo lógico informático, las bases de datos pueden ser Relacionales (basadas en tablas que se relacionan entre sí) o Documentales (para representar con descripción física y contenidos).

Su evolución generacional ha pasado por varias etapas:

 

 

Las TIC en los centros de información de hoy

Estas son algunas de las herramientas electrónicas más usadas en la actualidad en los centros de información:

 

Formación de usuarios

Un programa de formación de usuarios facilitado por un servicio de información y documentación consta de un conjunto de estrategias desarrolladas con el objetivo de dotarlos de autonomía en la búsqueda y uso de los recursos informativos-documentales. Sus principales propósitos son que el usuario:

  • Adquiera y domine las competencias y habilidades que le permitan formular su necesidad de información y buscar, localizar, seleccionar, analizar, evaluar y usar la información para su posterior transformación y comunicación en forma significativa.
  • Esté en condiciones de hacer uso de los servicios de una unidad de información y participar, de ser posible, en la evaluación y planeación de los mismos.

La formación de usuarios surgió a la par del servicio de consulta o referencia, a mediados del siglo XIX. Con el tiempo, han pasado de centrarse en la biblioteca y sus procesos, a centrarse en el usuario y en el uso de la información. Además, han evolucionado hacia el enfoque de alfabetización informacional con lo cual le asigna al centro la función de apoyar el aprendizaje permanente y desarrollar en los usuarios las habilidades para aprender a lo largo de la vida. Algunos hitos históricos de interés son:

 

Hacia dónde vamos

Una empresa de informática del Reino Unido encuestó a más de dos mil personas, mayores de 16 años, con el fin de conocer en qué medida las bibliotecas públicas estaban dando respuesta a sus necesidades y cuáles eran las expectativas de sus usuarios.

El resultado fue publicado en el Informe Axiell 2015, el cual incluye algunas recomendaciones relacionadas con el uso de las tecnologías, tales como:

 

Chuleta digital para bibliotecas

La consultora Dos Doce, en colaboración con la especialista Elisa Yuste, publicaron la “Chuleta digital para bibliotecarios” en formato de infografía digital.  Esta publicación tuvo como propósito dar a conocer las múltiples aplicaciones que ofrece la nueva generación de tecnologías en los distintos ámbitos de las bibliotecas, pues “ya no basta con tener presencia en las redes sociales u ofrecer un sistema de préstamo de libros electrónicos”.

Conclusiones y recomendaciones

El avance de la tecnología ha permitido a los centros superar retos relacionados con la preservación de documentos, el espacio de almacenamiento, la accesibilidad a la información, la rapidez en la gestión, los costos de elaboración y difusión de servicios informativos, entre otros aspectos.

El usuario, por su parte, ahora tiene acceso a documentos digitales en diversos formatos y soportes, a dispositivos y servicios más eficientes, a conexión en tiempo real, sin intermediarios y con lenguajes interactivos amigables, y a formación a su medida.

El centro que presta el servicio, por su parte, debe utilizar todas las posibilidades que le brinda la tecnología para la gestión eficiente del conocimiento, nunca como un fin en sí mismo.

En este sentido, el profesional de la información debe tener mayor grado de especialización, incorporando acciones de inteligencia competitiva y desarrollando su trabajo con un perfil más amplio, haciendo más eficiente la gestión de información. Así mismo debe estar a la altura  para mediar entre los usuarios y la tecnología de acuerdo con sus características y necesidades.

REFERENCIAS

Aportes de la tecnología a la bibliotecología. Saborío Acuña, José Iván (2013).. Universidad de Costa Rica, Escuela de Bibliotecología y Ciencias de la Información. Portal de revistas Académicas, Universidad de Costa Rica. Disponible: https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/eciencias/article/view/15127/14441 [Consulta: 2018, junio 8].
Chuleta digital para bibliotecas. Celaya, Javier (2014). Dosdoce.com. Disponible: http://www.dosdoce.com/2014/05/01/chuleta-digital-para-bibliotecas/ [Consulta: 2018, junio 15].
De la formación de usuarios a la alfabetización informacional: el caso de la biblioteca pública. Sierra Escobar, Juan Carlos. Universidad de La Salle. Disponible:http://sid.uncu.edu.ar/sid/alfinuncuyo/presentaciones/txt-completo/Sierra%20Escobar-Juan%20Carlos-UdelaSalle.pdf [Consulta: 2018, junio 8].
Diseño de servicios por tipología de usuarios. Curso de promoción interna. Játiva Miralles, Victoria (2012). Disponible: https://ssyf.ua.es/va/formacion/documentos/cursos-programados/2012/promocions/promocio-a1/maria-victoria-jativa/tema-servicios-tipologia-usuarios.pdf [Consulta: 2018, junio 8].
El sistema de información de las bibliotecas: su estructura, historia y progresos en pro del desarrollo académico universitario. León Rojas, Darío Fernando. (2011). Disponible:https://www.publicacionesfac.com/index.php/cienciaypoderaereo/article/view/29/130 [Consulta: 2018, junio 8].
Evolución y tendencias de la formación de usuarios en un contexto latinoamericano: resultados de la investigación. Nora Elena Rendón Giraldo Edilma Naranjo Vélez Claudia Ma. Giraldo Arredondo (2005). Rev. Interam. Bibliot vol.28 no.2 Medellín July/Dec. Disponible:http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-09762005000200003 [Consulta: 2018, junio 8].
Formación de usuarios de la información y procesos formativos: hacia una conceptuación. Edilma Naranjo—Vélez (2004). Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia. Disponible:http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-358X2005000100003 [Consulta: 2018, junio 8].
Fusión de tecnologías. La cuarta revolución industrial. Temas clave de la agenda global. World Economic Forum. Disponible: https://toplink.weforum.org/knowledge/insight/a1Gb0000001RIhBEAW/explore/dimension/a1Gb0000001RIhyEAG/summary [Consulta: 2018, junio 9].
Hacia una formación de usuarios de la información en entornos locales. Rendón, Nora Elena Giraldo y Herrera Cortés, Rocío. Escuela Interamericana de Bibliotecología, Universidad de Antioquia. Información, Cultura y Sociedad. No. 19 (2008) p. 35-62. Disponible:http://www.scielo.org.ar/pdf/ics/n19/n19a03.pdf [Consulta: 2018, junio 8].
La evaluación de los sistemas de información. Pariacano, Carmen Virginia (2012). Programa Nacional de Formacion en Ciencias de la Información. Disponible: http://ead.uny.edu.ve/moodle/mod/folder/view.php?id=16258 [[Consulta: 2018, junio 8].
La información. Escobar, Francys (2008). Servicios de información. IUETAEB. Disponible en: http://ead.uny.edu.ve/moodle/mod/folder/view.php?id=16258 [Consulta: 2018, junio 8].
Las necesidades de los usuarios y la biblioteca del futuro: reseña del informe de Axiell 2015. Gómez-Hernández, José-Antonio (2017). Universidad de Murcia. Facultad de Comunicación y Documentación. Disponible: http://www.ub.edu/blokdebid/es/content/las-necesidades-de-los-usuarios-y-la-biblioteca-del-futuro-resena-del-informe-de-axiell-2015 [Consulta: 2018, junio 8].
Los servicios de información en el próximo milenio. Rodríguez Reyes, Victorico (1997). Ci. Inf. vol. 26 no. 1 Brasilia. Disponible:http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0100-19651997000100011  [Consulta: 2018, junio 8].
Los servicios de información. Un acercamiento a su evolución. Ramírez Vázquez, Heidy; Santovenia Díaz, Javier Ramón; Figueroa Silverio, Aleida; Vega Botana, Mónica (2008). Ciencias de la Información Vol. 39, No.2. Disponible:http://www.redalyc.org/pdf/1814/181421632003.pdf [Consulta: 2018, junio 8].
Los sistemas de información: evolución y desarrollo. Hernández, Alejandro (2003). Proyecto social: Revista de relaciones laborales, ISSN 1133-3189, Nº 10-11, págs. 149-165. Disponible: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=793097 [Consulta: 2018, junio 9].
Servicio de Formación de usuarios. Torres Rivero, José Felipe (2009). Canal Youtube. Disponible: https://www.youtube.com/watch?v=JawncEiUJtU [Consulta: 2018, junio 8].
Tema 1.- El servicio de referencia. Servicios de referencia e información bibliográfica. Curso 2001-2002. Castillo, Lourdes. Disponible: https://www.uv.es/macas/SR1.pdf. [Consulta: 2018, junio 8].
Tendencias clave en bibliotecas universitarias 2018 (ACRL). Universo abierto. Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca. https://universoabierto.org/2018/06/12/nuevas-tendencias-en-bibliotecas-universitarias-2018/
Tipología de los servicios de información. Escobar, Francys (2008). Servicios de información. IUETAEB. Disponible: http://ead.uny.edu.ve/moodle/mod/folder/view.php?id=16258 [Consulta: 2018, junio 8].
Anuncios

En un juego donde se valora la fuerza y capacidad de someter, simplemente gana quien más fuerza tiene… y somete.

Ni el español fue el primero en invadir y someter a causa de las riquezas ajenas deseadas, ni el pueblo indígena fue sometido por primera vez al encontrarse con los españoles. Al parecer, ha sido estigma del ser humano -sobre todo cuando tiene poder- poner sus intereses por encima del respeto por la vida del otro.
Lo que destaca en todos los casos es la crueldad que no sorprende, pues el ser humano ha demostrado muchas veces esta característica: sus grupos organizados y con altas cuotas de poder (culturas, reinos, gobiernos, imperios…) someten, invaden o atacan, sin que en ningún caso pueda decirse que son sometimientos, invasiones o ataques “buenos”, aunque en ocasiones sea el argumento de quienes los realizan.Más allá de las órdenes y atribuciones dadas por el invasor u opresor, surgen los intereseslocales personales por mantener privilegios y sacar provecho de las circunstancias. Es así como se dan cadenas de acciones que construyen espirales de violencia, pues de la otra parte -incluso alternadamente- está el violado, el ofendido, el agredido que demanda venganza o justicia,según quiera verse.
El “orden”, en estos casos, siempre pretende imponerse a como dé lugar de parte de quién más astuto sea. Las artimañas y estrategias por parte de los conquistadores pasan por ofrecer puestosde gobierno, tierras, toda clase de riquezas del nuevo mundo, lo que puede incluir esclavos ymujeres. Por menos de eso hemos conocido vilezas mayúsculas en nuestros días.En cuanto a la actuación del pueblo indígena ante la opresión del conquistador, es natural loque entendemos como legítima defensa. Hoy, con un piso legal sobre derechos humanos(aunque no se respeten), podemos intentar identificar y rechazar en retrospectiva todo tipo de barbarie. Sin embargo, la naturaleza del ser humano sigue siendo la misma, y posiblemente  las barbaries se seguirán dando con nuevas formas, nuevos pisos legales y posiblemente con nuevos nombres que las legitimen. 
Nuestros indígenas tuvieron en contra su debilidad de salud ante las enfermedades foráneas y el desarrollo tecnológico del enemigo. Valentía y deseo por defender a su gente, la tuvieron. Sin embargo, en un juego donde se valora la fuerza y capacidad de someter, simplemente gana quien más fuerza tiene y somete.

Características de la información

Varios autores coinciden en que la información se caracteriza por ser expandible, comprimible, sustituible, difusa y compartida, aunque estas caracteristicas no le son exclusivas. La información, vista como atributo del conocimiento y como datos asociados a un soporte y susceptibles de ser interpretados, también puede ser identificada como recurso (por lo cual tiene un costo), como producto (resultado deseable) y/o como activo (de valor).

La información es expandible pues es factible de ser ampliada con mayor carga de datos así como puede procurar un conocimiento que, apelando a más información, sigue creciendo. Es comprimible en cuanto que puede ser resumida, esquematizada e, incluso, condensada en datos (palabras, números, imágenes…) que engloben mayor significado y representen economía del recurso. Es sustituible en el sentido que no es inamovible en sí misma, aunque su eventual documentación se convierta en registro perdurable. Es difusa dado su carácter intangible y la dificultad para medirla de manera precisa (las dimensiones del soporte no siempre serán indicativo de gran cantidad o calidad de información). Y es compartida por su carácter ubicuo y su gran capacidad de ser difundida sin que se agote como recurso.

La información está en todas partes, pero el conocimiento está en cada individuo, quien, a su vez, podrá disponer de la información como recurso para nuevo conocimiento, y como producto que le permita tomar desiciones.

Sobre la ética profesional

  1. ¿Cuál es la dimensión de la ética profesional?

La ética profesional se sustenta fuertemente en el corpus ético y moral del individuo, por lo cual no está desligado ni ocupa un pequeño sector de su vida. Ese fundamento ético es coherente en todos los aspectos de la vida de una persona: en su vida familiar, en su ejercicio como vecino y ciudadano, en sus relaciones sociales de pareja y amigos, así como en el ejercicio del oficio que ejerza.

  1. Cuadro comparativo entrelos principios, valores y obligaciones de los elementos definitorios de los Códigos deontológicos.
Valores de un código deodontológico Principios en un código deodontológico Obligaciones en un código deodontológico
Parten de los valores universales de la dignidad humana, la libertad y la igualdad de acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Son los pilares de la actuación profesional tales como la autodeterminación, la colaboración, la autonomía, la personalización, la corresponsabilidad, la solidaridad, entre otros. Se traduce en derechos y deberes del profesional y aspectos tales como la confidencialidad y el secreto profesional, la relación con colegas, profesionales de otras disciplinas y las personas usuarias del servicio profesional, la relación con instituciones, entre otros aspectos,
  1. ¿Cuál sería el papel fundamental de la axiología moral del profesional?

La axiología moral del profesional debe oriental hacia el ejercicio de un oficio como medio para la realización personal, no como fin último. Esto implica la reflexión ética que permita valorar la productividad, la superación y la creatividad, pero sin olvidar el valor de la vida y del ser humano en consonancia con valores como la solidaridad y el respeto.

  1. ¿Por qué nuestra profesión es (o debería ser) una cuestión vocacional?

En la medida en que el oficio o profesión que ejercemos está vinculado a nuestra vocación, los lazos y compromisos con el correcto ejercicio del mismo son más naturales y tienen raíz más profunda en el ser interior. Esta relación vocación-profesión permite la coherencia y la satisfacción que el individuo busca en su propia realización como persona útil y creadora.

Los valores, la moral y la ética de un profesional deben conseguir eco y coincidencia en su propia vida y con los demás en el sentido comunitario en pos del bien común y de la propia realización como ser humano. Ese sentido de plenitud y del deber cumplido provee de fuerza y alimenta el espíritu; cuando se tiene la convicción de que lo que se hace se hace bien y por el bien de los involucrados se está actuando en consecuencia a un código moral humanizado que guía el empleo de nuestra libertad.

  1. ¿Son la ética del trabajo y la ética profesional los únicos códigos que tienen que ver cabalmente con la calidad del producto de nuestro quehacer?

Aun cuando la ética del trabajo (hacer bien lo que se hace) y la ética profesional (fundamento ético profesional) inciden en la calidad del producto de nuestro quehacer así como le provee de valor agregado, es innegable que el conocimiento profundo del oficio también es determinante. Tal vez allí pueda incidir un deseo auténtico del individuo en formarse para ofrecer el mejor trabajo posible, relacionándose así, el valor de la educación con el valor del trabajo, junto con valores como la responsabilidad y la honestidad.

  1. ¿Tiene la ética del trabajo y la ética profesional vinculación directa con la educación moral del ser humano?

La calidad moral de un profesional está directamente ligada a su calidad moral como ser humano, con lo cual solo se puede querer hacer bien lo que se hace, así como querer ser responsable sin excusas que impidan dar lo mejor de sí, cuando los valores relacionados con esas acciones consiguen eco en el código ético y conjunto de valores que constituyen a ese individuo.

  1. ¿Es posible en Venezuela una sociedad anárquica; es decir sin política? ¿Por qué?

Aunque un sector de cualquier sociedad siempre ponga en duda y desestime la autoridad, otro sector puede tener interés auténtico y legítimo en ocupar puesto de poder que le permitan aportar por el bien común a través del correcto ejercicio de la política. En ese ejercicio profesional deberá saber conciliar con sectores de diversas corrientes ideológicas, incuso las anarquistas.

  1. Interpreta este comentario: “Una sociedad sin conflicto no sería sociedad humana, sino un cementerio o un museo de cera”.

El conflicto es una dinámica natural en cualquier grupo humano puesto que se trata de la evidencia de la existencia de diferencias que obligan a reconocerlas y actuar en consecuencia, marcar linderos para proteger la intimidad y establecer acuerdos para la propia supervivencia.

  1. ¿Las sociedades democráticas deben ser libres o felices?

Si la felicidad se relaciona con la ausencia de conflictos, no estamos condenados a ser felices. Visto así, la libertad de decidir (incluso decidir ser feliz) es la posibilidad que debe procurarse en las sociedades democráticas.

  1. Para ti, ¿En qué consistiría actuar bien?

Para mí, actuar bien es actuar en coherencia con mis creencias, objetivos e intereses, en el correcto uso de mi libertad. Esta decisión implica estar de acuerdo conmigo misma y actuar en consecuencia.

REFERENCIAS

Política para Amador. Sabater, Fernando. Editorial Ariel. Barcelona. s/f

Ética para Amador. Sabater, Amador. Libros Tauro. s/f

¿Qué es eso de ética profesional? Silva Camarena, Juan Manuel. División de Investigación de la Facultad de Contaduría y Administración, UNAM. México.

Ética. Álvarez Gonzáles, Luis José. Editorial El Buho. Bogotá, 1998.

Evolución de la tecnología en los campos relacionados a la información

Desde que el ser humano tuvo la necesidad de registrar, almacenar y transmitir información, se valió de diversos recursos para lograr esos fines. Hace miles de años, registraba información a través de dibujos y grabados. Posteriormente, se valió de la escritura para hacer ese registro y, cientos de años después, logró el registro de imágenes y sonidos captados directamente de su entorno. Hoy en día comparte información en tiempo real a nivel mundial.

Tecnología para cada tipo de información

Para cada tipo de información registrada (imagen, escritura, sonido) ha existido una serie de técnicas, soportes y medios que fueron dando respuesta a las necesidades de conservación y de difusión según fuese el caso. Es así que el soporte de la información escrita evoluciona de las piedras y tablillas hasta llegar al formato libro. Igualmente, las tintas artesanales y los oficios de iluminadores y copistas, dieron paso a la imprenta. Por su parte, para el registro de imágenes surge la fotografía que, además, dio paso al registro de imágenes en movimiento dando vida al cine. Y, para el registro sonoro, aparatos como el gramófono evolucionaron a los discos y casettes antes de la era digital.

La tecnología no se bastó con el registro de la información, sino que buscó la difusión directa, en vivo, tanto de la imagen como del sonido. Tal es el caso de los medios y servicios como la telefonía, la radio y la televisión. Conforme pasaba el tiempo y avanzaba la ciencia, se evidenció una importante convergencia entre tres tipos de tecnologías relacionadas con la información: la tecnología electrónica, la informática y la de telecomunicaciones. En este contexto, la computadora se incorpora progresivamente a la industria, las empresas, los hogares y las instituciones educativas.

Con la tecnología digital no solo se puede registrar, almacenar, editar y distribuir información en muy diversos formatos, sino que se hace indispensable para la preservación de los documentos de origen analógico. Digitalizar es la vía para la preservación, el rescate y la difusión de documentos en consonancia con el derecho a la información y la educación.

A los avances de la computación microelectrónica y de procesamiento de datos se suma el surgimiento de Internet, la cual va transformando tecnológicamente la red de comunicaciones mundiales. En este sentido, la web pasa de ser estática y controlada por un sector de la sociedad (empresas, gobiernos, profesionales informáticos), a una web 2.0 donde el usuario es, también, productor de contenido. Todo este desarrollo se ve favorecido por los avances en los dispositivos de comunicación de uso cotidiano tales como los teléfonos y los televisores inteligentes, las computadoras personales y los dispositivos de almacenamiento, entre otros.

El paso siguiente es la web semántica, la Internet de las cosas y la inteligencia artificial, junto con dispositivos de última generación con poderosas capacidades y funcionalidades que potencian el registro de información escrita, iconográfica, de imagen, sonora y audiovisual; así como su almacenamiento, modificación y difusión a nivel mundial en cuestión de segundos. En tal sentido, las sociedades de la información se han empoderado y avanzan hacia  las sociedades del conocimiento, tal como lo proclama la UNESCO.

Hitos en la historia de la información y la comunicación digital

Las telecomunicaciones, la electrónica, la computación y la informática han tenido desarrollos propios. Sin embargo, están tan estrechamente relacionadas entre sí y con la actividad comunicativa humana que es necesario tomar los hitos de cada caso para sumar en una gran línea de tiempo que nos dé una idea general de los avances de las Tecnologías de la Comunicación y la Información:

  • 1605: Alfabeto binario (F. Bacon)
  • 1614: Tablas de logaritmos (J. Napier)
  • 1623: Calculadora mecánica (B. Pascal)
  • 1725: Tarjetas perforadas (Falcon y Bouchon)
  • 1833: Computadora programable (Baggage)
  • 1843: Programa informátrco (Ada Byron)
  • 1857: Fonoautógrafo (L. Scott)
  • 1860: Teléfono (A. Meucci)
  • 1877: Fonógrafo (P. Nipkow)
  • 1946: Computadora electrónica ENIAC
  • 1954: Sistema operativo GM-NAA I/O
  • 1958: Circuito integrado o chip (J. Kilby)
  • 1969: ARPANET, red de computadoras
  • 1971: Computadora personal Kenbak-1
  • 1972: Correo electrónico (R. Tomlinson)
  • 1973: Prototipo de celular (M. Cooper)
  • 1974: Unidad central de procesos CPU
  • 1975: Dispositivo portátil de almacenamiento
  • 1975: Primera cámara fotográfica digital
  • 1977: Red de área local Ethernet
  • 1981: Primera computadora portátil
  • 1983: Video digital y computadora táctil
  • 1988: Programa de chat o IRC (J. Oikarinen)
  • 1989: Lenguaje informático HTML
  • 1990: Motor de búqueda Archie (A. Emtage)
  • 1991: Hipertexto
  • 1991: Agenda electrónica personal PDA
  • 1992: Primer teléfono inteligente
  • 1992: Satélite de banda ancha
  • 1992: Cámara web
  • 1995: Señal digital en tiempo real
  • 1997: Conexión inalamábrica WIFI
  • 1999: Almacenamiento en la nube
  • 2000: Memoria USB o pendrive
  • 2001: Dispositivo portátil de audio y video
  • 2003: Servicio de video llamadas
  • 2004: Auge de las redes sociales
  • 2007: Teléfono con pantalla táctil
  • 2007: Lector de libros electrónicos
  • 2010: Tableta y TV inteligente
  • 2012: Lentes de realidad aumentada
  • 20…: …

Conclusiones

La historia continúa, al igual que el desarrollo de la ciencia y la tecnología en todos los campos del conocimiento humano. En este sentido, vendrán nuevos dispositivos, nuevas formas de comunicación, nuevos usuarios y nuevos perfiles profesionales que deberán ser nuestra referencia para mantenernos actualizados y ser capaces de dar respuesta a las necesidades emergentes de información. El futuro es ahora.

_____________________________________________________________________________________

REFERENCIAS

Construir sociedades del conocimiento. UNESCO. Disponible en: https://es.unesco.org/themes/construir-sociedades-del-conocimiento [consultado el 14 de marzo de 2018].
Evolución de las tecnologías de la información y la comunicación en los hogares españoles. Alberto Urueña López, Raquel Castro García-Muñoz y Santiago Cadenas Villaerde. Disponible en: http://www.minetad.gob.es/Publicaciones/Publicacionesperiodicas/EconomiaIndustrial/RevistaEconomiaIndustrial/389/NOTAS.pdf
[consultado el 14 de marzo de 2018].
Historia de la evolución de las TIC. Tiki Toki. Disponible en: http://www.tiki-toki.com/timeline/entry/703649/HISTORIA-DE-LA-EVOLUCION-DE-LAS-TIC/ [consultado el 14 de marzo de 2018].
La Evolución De Las Tecnologías De Información. noiluigi64. Canal Youtube. Video publicado el 12 de noviembre de 2010. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=anctdHsPsKU [consultado el 14 de marzo de 2018].
La evolución de las TICs desde el ábaco al Smatphone. Universidad Nacional de Valencia, España. 2016. Disponible en: https://www.universidadviu.es/la-evolucion-las-tics-desde-abaco-al-smartphone/  [consultado el 14 de marzo de 2018].
Planificador @piensa_digital. Martha Jiménez (concepto y edición ejecutiva). Editorial Santillana, 2013. Caracas.
Tecnologías de la información y el conocimiento TIC. Delis Cruz Regalado. Gestiópolis. Disponible en: http://ead.uny.edu.ve/moodle/mod/folder/view.php?id=16336
[consultado el 14 de marzo de 2018].

La formación en gestión de los profesionales de las unidades de información

Este post analiza el artículo ‘La formación en gestión de los profesionales de las unidades de información’, trabajo de investigación preparado por Carina Rey Martin para el Primer Congreso Universitario de Ciencias de la Documentación de la Universidad de Barcelona, España.

En este documento se plantea la necesidad de que el profesional de la información reciba una formación adecuada que le permita afrontar con solidez los retos de la sociedad actual. Cabe preguntarse, ¿en qué consisten tales retos?, ¿qué contenidos y propósitos están o deben ser considerados en los currículos actuales para alcanzar los fines de formación planteados?

De la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento

Los retos a los que se enfrentará cualquier profesional en formación están asociados a la transformación de las sociedades y, particularmente, su transición de sociedades de la información a sociedades del conocimiento.

Por una parte, la llamada ‘sociedad de la información’ está fuertemente vinculada a la innovación propia de las tecnologías de la información y la comunicación. Por la otra, la ‘sociedad del conocimiento’ es una extensión de ese concepto, pues no está dominada estrictamente por esos aspectos tecnológicos sino que se fortalece con el acceso plural al aprendizaje y a las oportunidades de creación de conocimientos por parte de sus miembros.

En este sentido, para desenvolverse exitosamente y resolver problemas eficazmente en la sociedad actual, es necesario contar con competencias que permitan la búsqueda eficaz de información, la evaluación crítica de ésta y su transformación eficiente en conocimiento útil.

De acuerdo con la UNESCO, las sociedades del conocimiento deben apoyarse en cuatro pilares: la libertad de expresión, el acceso universal a la información y al conocimiento, el respeto a la diversidad cultural y lingüística, y una educación de calidad para todos. En estos cuatro pilares es fundamental el desempeño de los profesionales de la información.

La formación del profesional de la información

El artículo ‘La formación en gestión de los profesionales de las unidades de información’ plantea que esta formación debe cubrir desde conocimientos básicos de análisis, representación y organización del conocimiento, hasta técnicas de gestión empresarial centradas en el cliente (usuario) y orientadas a resultados.

En este sentido, el documento analiza los contenidos sobre gestión que existen en los programas educativos de la carrera en varias universidades de Cataluña. Estos contenidos dan forma a asignaturas troncales, obligatorias y optativas, tanto de diplomaturas como de licenciaturas.

  • Contenidos y asignaturas sobre gestión. Del compendio realizado por la autora se desprende que contenidos como Estudio y formación de usuarios, Gestión básica de unidades de Información y Evaluación de recursos y servicios, corresponden a materias con objetivos orientados a que el estudiante adquiera habilidades técnicas para organizar prioridades, administrar recursos, diseñar procedimientos y evaluar rendimiento; así como desarrollar capacidades metodológicas para la toma de decisiones y la resolución de problemas, entre otros.

    Por su parte, asignaturas como Gestión de recursos informativos y Administración de unidades de información, entre otras obligatorias similares, proponen que el estudiante conozca y aplique métodos de gestión de recursos humanos, recursos económicos, de edificaciones y de equipamientos; modelos de gestión, de legislación y criterios para establecer políticas de evaluación y selección; así como métodos y técnicas del márketing, de la gestión de calidad y del estudio de usuarios, entre otros objetivos.

    De manera general, se observa que los objetivos giran en torno a la gestión propiamente dicha, a la búsqueda de resultados y al usuario como foco para estudiarlo metodológicamente, dar respuesta a sus necesidades de información según su tipología y formarlo tomando en cuenta su diversidad. Sin embargo, la autora cita a Margaret Kinnell1 para hacer una recomendación: la Gestión como disciplina debe tener mayor cuota en los distintos ciclos formativos.

    De acuerdo con Kinnel, la gestión de calidad, la visión de negocio, la reingeniería y el empoderamiento son significativos desde las bases de una organización. Recomienda ser críticos y valorar las técnicas modernas de gestión para enfrentar los desafíos de situaciones del entorno laboral que, cada vez, son más complejas.

1M. Kinnel. Management Development for Information Professionals. The Future Information Professional. Proceedings from the Aslib conference, 28-29 may 1996. London: Aslib, 1996.
  • Formación basada en competencias. De acuerdo con Olga Benavides2, las competencias son comportamientos manifiestos que le permiten a una persona actuar eficazmente.  Por su parte, Shirley Fletcher3 las define como una aptitud para desempeñar una función en diferentes contextos y con resultados esperados. En ambos casos, el enfoque para su clasificación las caracteriza en tres tipos: básicas, genéricas y específicas. Esta visión ha venido tomando fuerza en el ámbito educativo con el afán de producir respuestas pertinentes en el mundo laboral del siglo XXI.

    Desde este punto de vista, la Gestión como disciplina puede asociarse a las competencias de tipo específico, también llamadas gerenciales u ocupacionales. Se trata de aquellos atributos visibles que aportan al trabajo o aquellos comportamientos necesarios para lograr un desempeño profesional idóneo y eficiente, manifiestos en el manejo de recursos financieros, tecnológicos, de talento humano, de información, entre otros, según la especialidad laboral del individuo.

 

  • La IFLA como referente. La autora del artículo indica que el programa de la Diplomatura en Biblioteconomía y Documentación de las universidades de Barcelona y la Central de Cataluña podría considerarse una extensión de un programa anterior basado en las recomendaciones de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA)4 en su Sección de Educación y Capacitación5.

    Habría que agregar que, además de la Sección de Educación y Capacitación, la IFLA tiene una Sección de Desarrollo Profesional Continuo y Capacitación Laboral cuyas directrices están destinadas a quienes se dedican a las bibliotecas y a la información, así como a aquéllos que son responsables de conducir experiencias educativas y ofrecer o fomentar desarrollo profesional continuo y aprendizaje en el lugar de trabajo.

2Benavides, O. (2002). Competencias y competitividad. Diseño para organizaciones latinoamericanas. Bogotá: McGrawHill.
3Fletcher, S. (2000) Análisis de competencias laborales. México: Panorama.
4International Federation of Library Associations and Institutions (IFLA). Organización independiente, internacional, no gubernamental y sin fines de lucro fundada en 1927 en Edimburgo, Escocia. Cuenta con más de 1.400 miembros en más de 140 países. Tiene su sede principal en la Biblioteca Nacional de los Países Bajos, en La Haya.5Education and Training Section. Division: Support of the Profession. Esta sección se enfoca en la educación y la capacitación para profesionales de bibliotecas y ciencias de la información, basada ​​en la investigación y la práctica profesional. De especial interés para la Sección es el estado de la educación y la capacitación en biblioteconomía y ciencias de la información en los países en desarrollo.

Conclusiones

El profesional de la información es un pilar fundamental entre los recursos informativos y las necesidades de información de sus usuarios. De sus competencias profesionales dependerá la calidad de las respuestas a esas necesidades.

La formación en el conocimiento y uso de herramientas de gestión es necesaria para cualquier profesional, lo que no excluye a los profesionales de la información. De su formación profesional y permanente dependerá que pueda ofrecer servicios adecuados a los perfiles y hábitos emergentes de los usuarios de las unidades de información actuales.

 

REFERENCIAS

Rey Martin, Carina. La formación en gestión de los profesionales de las unidades de información. Facultad de Biblioteconomía y Documentación. Universidad de Barcelona. Disponible en: http://ead.uny.edu.ve/moodle/mod/resource/view.php?id=16451 [consultado el 4 de febrero de 2018].
Pirela Morillo, Johann y Peña Vera, Tania. 2006. La formación del profesional de la información en Venezuela: una mirada comparativa desde sus diseños curriculares. Universidad del Zulia. Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1316-49102006000100018 [consultado el 5 de febrero de 2018].
Junta de Gobierno de la IFLA. 2015. Plan Estratégico de la IFLA 2016-2021. Disponible en: https://www.ifla.org/files/assets/hq/gb/strategic-plan/2016-2021-es.pdf [consultado el 4 de febrero de 2018].
UNESCO. Construir sociedades del conocimiento. Disponible en: https://es.unesco.org/themes/construir-sociedades-del-conocimiento [consultado el 4 de febrero de 2018].
Múnera Torres, María Teresa. Formación del profesional en bibliotecología y archivística. Universidad de Antioquia. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/277226331_Formacion_del_profesional_en_bibliotecologia_y_archivistica [consultado el 4 de febrero de 2018].
Purro Molina, María y Torres Ramírez, Isabel. 1993. La formación de Bibliotecarios, Archiveros y Documentalistas en una revista de la UNESCO. Bibliografla anotada. Escuela universitaria de Biblioteconomía y Documentación Universidad de Granada. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/277226331_Formacion_del_profesional_en_bibliotecologia_y_archivistica  [consultado el 4 de febrero de 2018].
Vallejo Sierra, Ruth Helena. 2011. La formación profesional de bibliotecólogos y archivistas: integrada, con énfasis o independiente. Universidad de La Salle. Bogotá, Colombia. Disponible en: https://www.ifla.org/past-wlic/2011/110-sierra-es.pdf [consultado el 4 de febrero de 2018].
Chu, Clara M. (Co-Chair IFLA SET 40th Anniversary Committee). 2014. De oruga a mariposa: La metamorfosis de la educación y formación profesional en biblioteconomía y documentación. Disponible en: https://www.ifla.org/past-wlic/2014/ES/ifla80/node/908.html [consultado el 4 de febrero de 2018].
Varlejs, Jana. 2006. Desarrollo Profesional Continuo: Principios y Buena Práctica. Sección sobre el Desarrollo Profesional Continuo y la Formación en el Lugar de Trabajo de IFLA (CPDWL). Disponible en: https://www.ifla.org/files/assets/cpdwl/guidelines/cpdwl-qual-guide-es.pdf [consultado el 4 de febrero de 2018].
IFLA. Educating the Profession: 40 years of the IFLA Section on Education and Training, Publication 170. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/306215388_EDUCATING_THE_PROFESSION [consultado el 4 de febrero de 2018].
IFLA. Education and Training Section. Disponible en: https://www.ifla.org/set [consultado el 6 de febrero de 2018].
IFLA. Directrices de IFLA para el desarrollo profesional continuo: principios y buenas prácticas. Disponible en: https://www.ifla.org/files/assets/cpdwl/guidelines/ifla-guidelines-for-continuing-professional-development-summary-es.pdf [consultado el 7 de febrero de 2018].
Universidad de Texas. Recursos regionales. Bibliotecología y Ciencias de la Información. Latin America Network Information Center (LANIC). Disponible en: http://lanic.utexas.edu/la/region/lis/indexesp.html#venezuela [consultado el 5 de febrero de 2018].
Pirela, Johann y Peña, Tania. 2004. Nuevos desafíos para la formación del profesional de la información frente al surgimiento de la cibersociedad: un enfoque de competencias. Universidad del Zulia. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-358X2005000100007 [consultado el 7 de febrero de 2018].

Propuesta de DSI para el CID de la Universidad Yacambú

Introducción

Los Centros de Información y Documentación se enfrentan al reto de adaptarse a nuevos paradigmas que les exigen modificar sus hábitos de trabajo, potenciar nuevos y mejores productos, ofrecer renovados servicios informacionales y, en general, habituarse en el uso de las nuevas herramientas tecnológicas que le permiten dinamizar los procesos. Todo ello con el fin de lograr su objetivo primordial y razón de ser: satisfacer las necesidades formativas e informativas que le demandan sus usuarios. En este contexto, los servicios de difusión selectiva de información  son una potente herramienta de información personalizada para los usuarios de un centro.

El término DSI lo acuñó Hans Peter Luhn en 1958, quien lo definió como el servicio (dentro de una organización) dedicado a canalizar nuevos elementos de información (a partir de cualquier fuente) a aquellos puntos dentro de la misma organización donde la probabilidad de su utilidad en el trabajo diario o de su interés sea elevada (Sánchez). Por su parte, la Organización Internacional de Normalización la define como un proceso activo que comunica regularmente la nueva información disponible sobre una materia definida por un perfil de búsqueda.

De acuerdo con la información ofrecida en el sitio web de la Universidad Yacanbú, ésta cuenta con un Centro de Información y Documentación cuyo objetivo estratégico es “garantizar a todos los usuarios el acceso a la información, brindándoles las herramientas necesarias para su desarrollo profesional”. En esa misma página web es posible descargar el Reglamento del Centro de Información y Documentación “Dr. Tulio Arens”, documento que sirve de base para estructurar la propuesta que se hace en el presente trabajo.

Propuesta

El servicio de DSI tiene su mejor expresión a través de servicios informáticos tales como Internet, Intranet y Extranet. Los tres se sustentan en el mismo protocolo, pero ofrecen distintos privilegios de acceso. En tal sentido:

a) Suscripción al boletín del CID-UNY (periodicidad mensual).

b) Suscripción a las alertas del sitio web (semanales o mensuales, según elija el usuario).

c) Intranet (Comunidad Educativa de la UNY).

d) Extranet (Responsables de las Unidades de Información UNY).

e) Catálogo público.

f) Bases de datos bibliográficas.

g) Búsqueda y recuperación de información de interés.

h) Información sobre los distintos servicios que ofrece el CID-UNY.

En este sentido:

La suscripción al boletín del CID-UNY se hará a través de un formulario online que permita recoger información básica del usuario:

<imagen pendiente>

La suscripción a las alertas del sitio web se hará a través de un menú específico para tal fin:

<imagen pendiente>

El acceso al catálogo público y a las bases de datos bibliográficas, así como las consultas por el buscador,  ofrecerían información de acuerdo con:

  • El Fondo Bibliográfico del CID-UNY: integrado por materiales específicos de las carreras que se imparten en la Universidad y que contempla el pensum de estudios.

a) Colección de publicaciones periódicas nacionales e internacionales que ingresen por compra y/o donación.

b) Colección de referencia.

c) Colección de trabajos especiales de investigación: comprende la producción intelectual de la Universidad Yacambú.

  • El Fondo no Bibliográfico del CID-UNY: integrado por recursos audiovisuales de diversa índole y variedad de soportes, de interés para los usuarios del CID-UNY.
  • La DSI por Intranet consistiría en un sistema de comunicación interactivo mediante el cual un conjunto de puntos informáticos (computadoras) de la organización se encuentran unidos por medio de un servidor con el fin de compartir recursos e informaciones. El acceso a la Intranet solo será posible para el usuario registrado y autorizado por la organización.

Dado que la Universidad Yacambú cuenta con cuatro (4) Unidades de Información, la Intranet podría estructurarse en cuatro grupos internos que se correspondan a las mismas:

  1. Biblioteca CAMPUS I, Facultades de Ingeniería y Ciencias Administrativas.
  2. Biblioteca CAMPUS II, Facultades de Humanidades y Ciencias Jurídicas y Políticas.
  3. Biblioteca INVEPUNY, Instituto de Investigación y Post-Grado.
  4. Biblioteca Núcleo Portuguesa.

Debido a que la comunidad universitaria de la UNY también cuenta con estudiantes a distancia, se recomienda que la Intranet no funcione como una red aislada (remitida a la ubicación geográfica de las sedes principales), sino que esté conectada a Internet para permitir el acceso de los usuarios registrados y autorizados, sin importar la distancia. Este acceso podría ofrecerse desde el sitio web del CID-UNY o a través de la plataforma de Educación a Distancia de la UNY y en correspondencia con la carrera que cursa el usuario.

En cada Intranet se ofrecería lo siguiente:

  • Función Groupware, o similar, para trabajos en grupo.
  • Tablero de anuncios: información sobre la universidad Yacambú y sobre la sede que corresponda (Campus I, Campus II, INVEP UNY o Núcleo Portuguesa).
  • Motor de búsqueda para acceso a documentación.
  • Mensajería electrónica y chat directo.
  • Suscripción a boletines y servicios de alerta informativa (DSI).
  • Entre otros.

Desde la Intranet, también habría acceso al Catálogo público, a las Bases de datos bibliográficas y a hacer búsqueda y recuperación de información de interés.

La suscripción al Boletín CID UNY y al servicio de alertas estará asociado al correo institucional, vía por la cual será distribuida la información periódicamente. En este caso, el encabezado del formulario solo solicitaría rol del usuario (estudiante, profesor, empleado, otro):

CID-UNY
Servicio de alertas informativas

Nombre:__________  Apellido:_________

  • Si es estudiante, por favor indique expediente:_______________
  • Si no es estudiante, por favor indique:

     Profesor           Empleado             Otro, especifique:_______

Importante: El servicio de alertas del CID-UNY le hará llegar las notificaciones regularmente a través del correo institucional.

Muchas gracias por su interés.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • La Extranet, por su parte, se ofrecería como enlace entre las distintas Intranets de las Unidades de Información. Igualmente puede ser vía de enlace Interinstitucional en el caso de acuerdos con otras Universidades, proveedores de servicio, Instituciones gubernamentales, entre otros.

Difusión de Contenido Institucional

Toda comunicación emitida, bien sea por la vía del boletín o por la notificación de alertas, tendrá un aparte que incluirá información sobre los servicios que ofrecen las unidades de información del CID-UNY:

  • Servicio de Orientación e Información: Orienta en el aprovechamiento de las instalaciones, los servicios, las colecciones y la diversidad de fuentes y soportes informativos disponibles. Además canaliza las valoraciones de los usuarios para mejorar el servicio.
  • Servicio de Referencia: Orienta en el uso del catálogo público y las bases de datos bibliográficas, la ubicación, uso y manejo de las obras de referencia, así como la búsqueda y recuperación de información requerida.
  • Servicio de Hemeroteca: Facilita información sobre tópicos de interés en las distintas áreas del conocimiento, a través del uso de materiales hemerográficos, tales como prensa, publicaciones seriadas y periódicas, entre otras.
  • Servicio de Recursos Audiovisuales: Ofrece soporte tecnológico, así como contribuye con la proyección de las actividades de investigación, docencia y cultura de la Universidad.
  • Servicio de préstamo: interno, externo, interbibliotecario e interdepartamental.
  • Servicio de acceso a Internet con fines académicos: se solicita con la presentación del carné vigente del CID (en el caso de ser miembro de la Comunidad UNY, o la cédula de identidad y carné que lo acredite como estudiante de otra institución en caso de no ser miembro de la comunidad UNY.
  • Servicio de la Sala de Producción Intelectual: Planifica, organiza, controla y difunde la Memoria Institucional de la UNY producto de la actividad investigadora.

Publicación en redes sociales

Otros procesos de publicación pueden ser automatizados a partir de las alertas de novedades de adquisiciones o de materiales destacados, por ejemplo las publicaciones en redes sociales como Twitter. A través de esta red social también puede difundirse información sobre deberes y derechos de los usuarios del CID-UNY, reglamento del centro, así como horarios, servicios, noticias, actividades de formación, entre otros.

Recomendación

El proceso de actualización tecnológica en la Universidad Yacambú ha avanzado significativamente. No cabe duda de que el CID-UNY estará a la altura que merece la comunidad universitaria, en cuanto las circunstancias lo permitan.

De momento, la principal recomendación es ser consecuentes e, incluso, inspirarse con la exposición de motivos que hace el Reglamento del Centro de Información y Documentación “Dr. Tulio Arends” de la Universidad Yacambú:

Con el desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicación, las universidades se encuentran en un periodo de debate y reflexión, puesto que tienen que prepararse para asumir un nuevo paradigma en la gestión del conocimiento, que implica una reforma profunda del modelo de gestión de información.

En consecuencia habrán de transformar sus políticas, estructura y forma de organización, así como también, gestionar productos y servicios de información y funciones para dar respuesta a las necesidades emergentes.

La inserción de estas tecnologías, obliga a las universidades a introducir cambios profundos, no sólo en su forma de gestión académica y administrativa, sino en algo más relevante, en la forma de crear y transferir el conocimiento, como la principal razón de ser de la misma, y componente primordial para el desarrollo de la investigación.

Para ello los Centros de Información y Documentación deben adaptarse a este nuevo paradigma, modificar sus hábitos de trabajo, potenciar nuevos y mejores productos y servicios informacionales y habituarse en el uso de las nuevas herramientas tecnológicas que permitan dinamizar los procesos, garantizando el buen funcionamiento de los mismos.

La oportunidad y la disposición están dadas. Unamos voluntades.

 

 

REFERENCIAS

Centro de Información y Documentación. Universidad Yacambú. Disponible en: http://www.uny.edu.ve/centro-de-informacion-y-documentacion/ [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Diseminación selectiva de información (dsi): implementación para el Departamento de Ecología Humana del CINVESTAV-Mérida. Rocío Saide Albornoz. BIBL. UNIV., NUEVA ÉPOCA, ENERO-JUNIO 2003, VOL. 6, No. 1, P. 40-46. Disponible en: http://dgb.unam.mx/rbu/ne-2003-01/40-46.pdf  [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Intranet y extranet. Enciclopedia IT pro E-empresa. Disponible en: http://es.ccm.net/contents/213-intranet-y-extranet [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Intranets: las tecnologías de información y comunicación en función de la organización. Ivett M. Aportela Rodríguez. Acimed 2007 Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol16_4_07/aci041007.html [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Notas y experiencias. Difusión selectiva de la información (dsi) en una biblioteca de Ciencias de la Salud: gestión y desarrollo dentro de la Intranet. Yolanda M. Moreno Fernández y Sonia Cebrián Blanco. Rev. Esp. Doc. Cient., 26, 3, 2003. Disponible en: https://www.google.co.ve/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=3&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiBnNfj4rnXAhXCKCYKHV2fDJAQFggyMAI&url=http%3A%2F%2Fredc.revistas.csic.es%2Findex.php%2Fredc%2Farticle%2Fdownload%2F229%2F285&usg=AOvVaw2e6awRbEgVaD_9nBi7t4cG file:///229-700-1-PB.pdf [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Reglamento del Centro de Información y Documentación “Dr. Tulio Arens” Noviembre 2008. Disponible en: http://www.uny.edu.ve/cms/Institucionales/CID/Descargas/Reglamento%20del%20Centro%20de%20Informacion%20y%20Documentacion%202008.pdf [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Centros de Documentación. Hugo Calderón. Junio, 2014. Disponible en: https://es.slideshare.net/hugocalderon4/centros-de-documentacion [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Centros de investigación convencionales, biblioteca-hemeroteca. Yolimar castillo. UPEL. Noviembre, 2016. Disponible en: https://www.slideshare.net/YolimarCastillo1/centros-de-investigacin-convencionales-bibliotecashemeroteca [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Centros de documentación e información. Hugo Calderón. Junio, 2014. Disponible en: https://es.slideshare.net/hugocalderon4/centros-de-documentacion-e-informacion [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Fase de observación. Buenas tareas. Disponible en: http://www.buenastareas.com/ensayos/Fase-De-Observacion/1458454.html [consultado el 12 de noviembre de 2017].

Planificación de un servicio de difusión y dinamización cultural en la BUCM . Universidad Complutense de Madrid. 2007. Disponible en: http://webs.ucm.es/BUCM/biblioteca/doc10026.pdf [consultado el 11 de noviembre de 2017].

Servicio de Difusión Selectiva de Información (DSI). ICAB. Disponible en: http://www.icab.es/?go=eaf9d1a0ec5f1dc58757ad6cffdacedb1a58854a600312ccb08705c7052b3548defa77ffbeed6568638b3022e75c3c4508f741b540186615 [consultado el 11 de noviembre de 2017].

Difusión selectiva de la información (DSI) en una biblioteca de ciencias de la salud: gestión y desarrollo dentro de la intranet. Disponible en: https://www.google.co.ve/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=9&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjeu8fz4bXXAhVF7yYKHUeqCvsQFghOMAg&url=http%3A%2F%2Fredc.revistas.csic.es%2Findex.php%2Fredc%2Farticle%2Fdownload%2F229%2F285&usg=AOvVaw2e6awRbEgVaD_9nBi7t4cG [consultado el 11 de noviembre de 2017].

Servicio de Difusión Selectiva de Información DSI. Disponible en: http://www.oei.es/historico/dsi.htm [consultado el 11 de noviembre de 2017].

Capítulo 9. Difusión selectiva de la información (DSI). Documentation home. Disponible en: http://pmb.ac-noumea.nc/doc_user/sigb/es_ES/html-user/ch09.html [consultado el 11 de noviembre de 2017].

Servicios de Difusión Selectiva (listas de distribución). ESHorizonte2020 Disponible en:  http://eshorizonte2020.cdti.es/index.asp?MP=8&MS=69&MN=2 [consultado el 11 de noviembre de 2017].

Difusión Selectiva de la Información (DSI). Comunicación Digital. Disponible en: http://comunicaciondigital.es/glosario/difusion-selectiva-de-la-informacion-dsi/ [consultado el 11 de noviembre de 2017].

DSI (diseminación selectiva de información). Pontificia universidad javeriana. Disponible en: https://www.javerianacali.edu.co/dsi-diseminacion-selectiva-de-informacion-0 [consultado el 11 de noviembre de 2017].

Manual de procesos y procedimientos departamento de biblioteca acuerdo no. 001 de junio 17 de 2008. Universidad La Gran Colombia. Disponible en: https://www.ugc.edu.co/documentos/universidad/manual_biblioteca.pdf [consultado el 11 de noviembre de 2017].